Transcurrieron 6 meses desde la fecha prevista para la puesta en marcha de la obra.


La puesta en marcha del servicio de bicicletas públicas amenaza con convertirse en un dolor de cabeza para el Ayuntamiento de Puebla, ya que a la par de que hay un retraso de 6 meses para comenzar con el proyecto, la Secretaría de Desarrollo Urbano y Sustentabilidad apenas ha colocado 90 espacios que cumplen con los requerimientos para la instalación de las 139 estaciones en las que CycloShare montará el equipo con el que se operará el servicio.
En un recorrido realizado por  la capital poblana para atestiguar los avances del proyecto que concesionaron por diez años a CycloShare, se detectó que en los lugares donde se colocarán las estaciones ya está dañada la infraestructura, como los bolardos y las planchas de concreto, además que en todos los casos se carece de señalética que advierta sobre el área protegida.
De acuerdo con el regidor Iván Galindo Castillejos, presidente de la Comisión de Servicios Públicos, dijo a esta casa editorial que además de las deficiencias que ya se presenta en la infraestructura que construyó el Ayuntamiento, todavía no se tiene definido el número exacto de estaciones y en reiteradas ocasiones la Comuna se ha negado a entregar una copia del contrato de concesión, a fin de medir los alcances del mismo.
En las colonias donde se ha instalado la plancha de concreto, los vecinos desconocen para qué servirán los bolardos, ya que la comuna no les ha informado sobre esto, además que varios se han quejado de que al estar éstos apostados en zonas con poco flujo de personas, y en otros casos en esquinas con tráfico intenso de automóviles, ha derivado en que varios hayan sido arrancados o dañados.
A casi un año de haberse aprobado la concesión por diez años, el Ayuntamiento ha enfrentado diversos problemas para la autorización de la puesta de estaciones, ya que tan sólo en la zona del Centro Histórico, donde serán colocadas al menos 32, no se contaba con los permisos ni los estudios de factibilidad del proyecto, por lo que los trabajos fueron detenidos por recomendación del INAH, institución que dispuso que se cambiara a un diseño menos agresivo, sobre todo aquellas que se encuentran en la zona histórica.

Mobiliario dañado

Ya que aún no ha arrancado el programa, se pudo constatar que al menos hay 5 mobiliarios destruidos a lo largo de las principales calles de la capital poblana, por la evidente falta de información, así como de señalética que indique la colocación de los postes negros con amarillo, los cuales marcan los límites que siguen sin ser respetados por los conductores.
En las avenidas de mayor afluencia como el caso de la 43 Poniente, 2 Sur y 5 Sur los bolardos han sido destruidos de igual forma que los colocados en la colonia la Paz, donde incluso el asfalto se encuentra visiblemente dañado.
Asimismo, en la Avenida Margaritas esquina con Avenida Bugambilias, únicamente quedan dos tubos de contención que han sido rodeados con una cinta de “precaución”, por lo que en este caso la estación quedará justo en la esquina donde un gran número de automovilistas viran sin advertencia alguna acerca de la débil estructura, lo que evidencia una deficiente comunicación del nuevo proyecto de movilidad que podría causar una serie de accidentes y llevarlo al fracaso, una vez que se sitúen los cajeros y las mil bicicletas que circularán por la Angelópolis.

 Fuente: Diario Cambio

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here