Por la pública presenta:

Aunque en esta ocasión no cantó, Gali saludó, se tomó selfies con los asistentes, bailó y corrió por el escenario como el “showman” que es.


 

“Es una fiesta que quiero escuchar todos los días”, dijo Tony Gali que sin miedo, reconoce el trabajo de Rafael Moreno Valle y que no titubea ante las 5 mil personas en San Salvador El Verde  para pedirles “no regresar al pasado” gobernado por el PRI de Mario Marín.

Aunque en esta ocasión no cantó, Gali saludó, se tomó selfies con los asistentes, bailó y corrió por el escenario como el showman que es en cada uno de sus eventos de campaña rumbo a la gubernatura de Puebla.

Los rayos del sol no impidieron que los emocionados asistentes que esperaban a su candidato, el candidato que prometió “inyecciones de amor y felicidad”, el aspirante que una y otra vez les insiste no regresar “al pasado que nos lastimó”.

Eso me inyectan, son inyecciones de amor y felicidad les doy esta mano que hoy extiendo. Tomémosla y juntos sigamos construyendo este gran estado para regresar al pasado que nos lastimó”.

Tampoco importó el aburrido mensaje de la, a decir de los pobladores, “dizque diputada” del PT, Lizeth Sánchez García,  ni el epic fail de Germán Giménez, dirigente estatal de Compromiso por Puebla quien dijo que la elección será el 7 de junio y no el 5 ¡Que alguien le explique por favor! Ellos querían oír a Gali.

Tony Gali aprovecha la algarabía y se lanza contra su contrincante más cercana, la priista Blanca Alcalá. La minimiza al señalar que es sólo una “batalla blanca”, porque para él esta elección es una fiesta, la fiesta democrática que lo llevará al triunfo el próximo 5 de Junior

Algo que están diciendo los del otro lado, que van a una guerra, no es una guerra es una fiesta cívica, una fiesta democrática, cívica que tenemos los poblanos, en la que llegaremos con ese mismo ánimo cantando porque tenemos otra cara de Puebla”.

Fuente: E-Consulta

c.c.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here