El niño cuenta con casi 8 años de edad y es uno de los testigos protegidos de la Fiscalía General.


Juanito tiene casi 8 años de edad. Es el único sobreviviente —y que además salió ileso— del multihomicidio registrado la noche del pasado 9 de junio en la inspectoría de San José El Mirador en el municipio de Coxcatlán, y quien ha quedado desde ese día bajo la custodia de su abuela y un familiar de Silvia, madre del niño que tenía ocho meses de embarazo, ultimada por haber denunciado la violación de la que fue víctima. 
El menor de edad, de quien las autoridades no han querido confirmar nombre ni edad, fue el producto de una violación ocurrida hace más de 9 años. Su padre es identificado como Adán N., uno de los presuntos autores de la masacre de la familia Sánchez Hernández, quien huyó a la Sierra de Oaxaca.

Violación, un niño y el asesinato

Según la versión de la familia, hace nueve años Adán N. agredió sexualmente a Silvia Sánchez Hernández, amenazando a la mujer con asesinarla y a su familia si denunciaba los hechos, por lo que huyó a una de las comunidades indígenas y el tema fue olvidado, pero con el paso de los meses la mujer se dio cuenta que había quedado embarazada, por lo que dio a luz a un varón que crió junto con su familia. 
Al respecto, la familia denunció la agresión sin tomar en serio la amenaza y pese a que en las comunidades indígenas es mal visto que mujeres con hijos rehagan su vida con otra persona, Silvia decidió romper con los usos y costumbres de su comunidad e inició una relación con Israel, quien no era originario de la comunidad de El Mirador.
Con el paso del tiempo Adán se enteró de la denuncia y encolerizado porque la madre de su hijo Juan tenía otra pareja, fue como cumplió la amenaza, regresando la noche del 9 de junio para buscar a Silvia, por lo que al ver que no estaba sola decidió asesinar a todos los que se encontraban en la casa, sin distinguir edad y sexo, aunque con Silvia —quien tenía ocho meses de embarazo— y con su pareja sentimental se ensañó más, ya que éstos presentaban agresiones con arma punzocortante. 
De los sobrevivientes están dos primas de Juanito, Ana Elisa y Maribel de 4 años de edad, quienes se salvaron pero están hospitalizadas en la capital poblana y son resguardadas ante el temor de una agresión en su contra.

Protección al menor

Ante la gravedad de la situación, Juanito fue resguardado por el Centro de Protección de Víctimas del Delito en el municipio de Tehuacán como uno de los cinco testigos que la Fiscalía General del Estado de Puebla protege para llevar a cabo la investigación, pero según versiones extraoficiales será un familiar de Silvia, identificada como su abuela, quien fungirá como tutora del menor y apoyará en el esclarecimiento de los hechos.
Sin embargo, esto no ha sido confirmado por la familia, ya que no han declarado nada por temor a represalias.

 

Fuente: Diario Cambio

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here