Es la visión de los vencidos. Pero lejos de realizar el “análisis a fondo de las causas de la derrota”, que prometieron, los priístasque encabeza el diputado federal Jorge Charbel Estefan Chidiac,presidente del Comité Directivo Estatal (CDE) del Partido Revolucionario Institucional (PRI), apenas han podido insistir en la “elección de Estado” y presentar una larga lista de culpables en la que, como muestra de su ausencia de autocrítica, no está incluida ni la ex candidata, ni las cabezas de la desastrosa campaña.

Así, trascendió, se dio a conocer al presidente del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del tricolor, Manlio Fabio Beltrones, este lunes -en la Ciudad de México-, cuando se reunió para revisar el caso con la misma Alcalá, Estefan y el delegado que ya estaría con las maletas en la puerta para regresar a su querida Cadereyta, Nuevo León,Rogelio Cerda Pérez, conocido como Lord Relojes.

Luego de esa reunión con los perdedores de Puebla, además de con los ganadores de Tlaxcala e Hidalgo, Don Beltrone ofreció a los medios una frase que ya había dicho en privado a los poblanos al recibir su listado negro: “primero las reflexiones y luego las decisiones”.

Para la elaboración de la lista de desleales participaron muchos de los priístas que operaron con aparente fidelidad a la ex candidata y son los mismos que con gusto aplaudieron la propuesta deEstefan para declarar, la semana pasada, a la senadora todavía con licencia como “líder moral” del tricolor poblano. Todo undespropósito.

Ellos ven únicamente dos causas de la debacle: las traiciones internas y la falta de apoyo, principalmente respaldo tardío, delgobierno federal, que permitieron la “elección de Estado”. En conclusión, los traicionaron acá, pero también les fueron infielesallá.

En la capital del país y en cada distrito electoral de Puebla -principalmente en la Angelópolis- han encontrado culpables en personas específicas, en sus partidos aliados, el Verde Ecologista de México (PVEM) y Encuentro Social (PES), así como en grupos corporativos que antes fueron muy útiles y que ahora operan, con la misma eficiencia, pero para el morenovallismo, como Antorcha Campesina y la Confederación Nacional de Trabajadores de México (CTM).

En la lista están desde secretarios de Estado, comenzando por los titulares de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y de la Secretaría de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano (Sedatu),Rosario Robles, a quienes culpan de “dejarnos solos”, hasta presidentes municipales afines al grupo de Juan Carlos Lastiri, o aquellos que trabajaron a favor de Tony Gali, “por gusto o por miedo”.

En ese listado negro están “los que se quedaron en la comodidad de sus oficinas burocráticas”, como el subsecretario de la Sedatu,Juan Carlos Lastiri, y todo su grupo, principalmente el delegado de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), Juan Manuel Vega Rayet.

A Lastiri lo responsabilizan por bajar con retraso, apenas una semana antes, el grueso de los recursos para la movilización, en tanto que a Vega por “desactivar” a todos los promotores, principalmente los de la Cruzada Nacional contra el Hambre, que se supone debieron haber realizado proselitismo a favor de Blanca Alcalá.

Efectivamente, Vega Rayet mandó a su casa a la mayoría de ellos desde enero de este año, con lo que el PRI quedó desarmado en esa materia.

Los reproches son también abundantes para el delegado del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Enrique Doger, quien –aseguran- jugó perversamente desde la pasividad, para que Alcaláperdiera y él pueda ahora erigirse como el salvador del PRI.

En el recuento, aunque con menos interés, se señala a Javier López Zavala nuevamente como traidor, como un simulador que acompañó a la candidata por todo el estado en mítines, pero que no operó a su favor con su grupo.

En descarga del ex diputado federal habrá que decir que posiblemente lo que ha ocurrido con él es que ya no convence a los priístas, no tiene ningún capital político, y que ya no representa nada.

De los aliados formales del PRI, el Verde y Encuentro Social, poco se puede decir, pues las cifras muestran que no ayudaron en nadaa la causa de Alcalá.

Los verdes, de acuerdo con la visión de los derrotados, pactaron con el gobernador, a través del mandatario de Chiapas, Manuel Velasco Coello, para no hacer nada, ni en la campaña ni en las urnas el pasado 5 de junio.

Eso quedó evidente con el magro logro de 2.07 por ciento de los votos, que consiguió el PVEM, que apenas pudo arrimarle a Alcalá 39 mil 884 sufragios.

Los patéticos dirigentes estatales del Verde, encabezados porJuan Pablo Kuri Carballo, demostraron que no sirven, no son confiables, pero menos aún rentables, y que el arreglo debe darse en un nivel superior y no con estos mirreyes.

Le fue peor al PES, que quedó con 0.6 por ciento de la votación y apenas reunió 11 mil 624 votos. Las alianzas fallidas son otra explicación, entendida como traiciones en Puebla, que encuentra el PRI de Blanca y Estefan.

De Antorcha Campesina, que realizó un cuidadoso doble juego para terminar beneficiando a Tony Gali, ya hemos dado cuenta en otras columnas, al igual que el trabajo a favor del candidato de “Sigamos Avanzando” que hizo el presidente de la CTM en la entidad, Leobardo Soto. Esas organizaciones ya están en la fila de los desleales que contabiliza el PRI.

Más allá de las traiciones que se endilgan incluso en lo más alto del poder federal y con las que busca justificarse el PRI de Blanca-Estefan, la verdad es que una y otro, sus alfiles y sus seguidores,son incapaces de ver sus propias responsabilidades.

No se trata simplemente de que Blanca, Estefan, el ex coordinadorAlejandro Armenta Mier y el delegado Cerda tengan el valor de reconocerlas, sino que, en su victimización, efectivamente estánciegos a sus propias fallas. Sin verlas no pueden analizarlas.

Esa misma ceguera y la repartición de culpas, embarrando de la derrota a secretarios de Estado y sus correligionarios en Puebla, lo único que anuncian es una fractura mayor del PRI poblano.

Hoy hay al menos dos visiones de qué hacer y cómo seguir. Una la tiene el tricolor de Blanca-Estefan, y otra la poseen Lastiri, Doger, Vega Rayet y otros, que ven cómo la ex candidata y su parentela se apropian de lo que quedó de su partido para imponer candidatos en 2018 y seguir haciendo negocios.

 

 

Por: Arturo Luna Silva

 

Fuente: Puebla Online

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here