El agua es llamada el solvente universal, es más importante para la vida que el oxígeno, pues encontramos seres vivos que pueden vivir sin el mismo, como las bacterias anaeróbicas, pero no existen organismos que puedan hacerlo sin el agua.

Para el desarrollo de las funciones metabólicas, pero también las de reproducción, crecimiento o movimiento, es esencial la presencia de un medio acuoso; además de su función solvente, es un medio de transporte y un estabilizador térmico del organismo.

La limpieza del medio interno se realiza principalmente a través del recambio de este valioso liquido. Órganos como los riñones y la piel requieren para su correcto funcionamiento la presencia de este liquido.

Para que todas estas funciones se lleven a cabo en nuestro organismo es importante tomar suficiente agua, cada persona sabrá qué cantidad necesita, según su actividad física o condiciones individuales, sin embargo de forma general se recomiendan alrededor de 6 a 8 vasos por día.

Muchas personas toman abundantes bebidas azucaradas, como gaseosas y jugos artificiales creyendo que cubren sus necesidades de liquidos, sin embargo, estos productos por su alto contenido de azúcar lo único que hacen es incrementar las necesidades de agua.

El agua que bebamos debe ser:

  • Natural/simple
  • Potable
  • a temperatura ambiente

Esto último porque el agua fría estimula la producción de moco en el estómago lo cual provoca digestión incompleta del alimento.

Por último, tomemos en cuenta que es mejor tomar al menos 10 minutos después de haber comido, pues si lo hacemos durante la comida, el agua (o cualquier líquido) disuelve los jugos gástricos y la digestión también se ve afectada.

No esperes a sentir sed para hidratar tu cuerpo, consumir este liquido a lo largo del día es un habito saludable que debes considerar.

Recuerda que tu salud esta en tus manos.

También te puede interesar: Alimentos que te causan estrés

Karla Pacheco

Nutrióloga

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here