¿Se animará el gobernador Rafael Moreno Valle a competir en una interna frente a Margarita Zavala y el propio Ricardo Anaya?

Según mediciones optimistas al interior del PAN, el mandatario poblano podría alcanzar una votación ligeramente arriba de los 10 puntos.

Afirman los que saben de los entretelones panistas que entrarle sería un suicidio.

San Mart’n Texmelucan, Pue. 26-06-2012 La Presidenta honoraria del DIF federal  Margarita Zavala de Calder—n recorri— el albergue Rosendo V‡zquez de San Mart’n Texmelucan acompa–ada del Gobernador del Estado Rafael Moreno Valle y su esposa Martha Erika Alonso. Foto.- Mario Arturo Mart’nez/Esimagen.com.mx

Moreno Valle avanza a contraflujo en el PAN y nadie lo puede remediar. En 2017 se le acabará la plataforma Puebla y enfrentará el peor año de su sexenio: el séptimo.

En este proceso, carece de estructura burocrática al interior del partido. Al diputado federal Eukid Castañón lo han marcado y lo único que le queda es Genoveva Huerta, dentro de la estructura anayista.

Quiere asumir el cargo partidista que le ofreció desde el año pasado Ricardo Anaya, lo cual lo pondrá siempre debajo del presidente del partido.

El establishment blanquiazul se dividió en dos: Margarita (liderazgos regionales y ciudadanos) y Anaya (burocracia y aspirantes a un hueso).

La esposa de Calderón capturó ya el voto ciudadano moderado, pues el sufragio radical, antimafia del poder, lo trae Andrés Manuel López Obrador.

Zavala y López Obrador arrebataron el voto bronco del norte del país y ésas serán las dos sopas para el 2018.

Eso explica que Margarita traiga la votación muy por encima del PAN. Su campaña es ciudadana, no panista, lo que la pone adelante, por mucho, de Anaya y sus spots.

Moreno Valle ya no tiene nada que venderle a Peña Nieto con su porcentaje de un dígito para competir en Acción Nacional. El partido blanquiazul le ganó al PRI seis gubernaturas sin debérsela al poblano.

Al presidente no le quedará otro camino que ir con Los Calderón. Ya una vez pactaron, como lo reveló el periodista Álvaro Delgado en su libro El Amasiato.

Tanta madriza, persecución a El Yunque, le cuesta al mandatario poblano. Se las cobrarán.

Moreno Valle se equivocará rotundamente si hace caso a sus operadores, sobre enfrentar una elección interna, porque han replicado el modelo Puebla en los padrones de otros estados.

Esta elección panista nada tiene que ver con votos y afiliados. Es de amarres y acuerdos con liderazgos regionales. Para eso, Felipe Calderón se pinta solo. Fue líder nacional del PAN y presidente de la República. Los conoce a todos y sus recovecos. Se la trae guardada a Moreno Valle.

De los gobernadores, salvo Tony Gali que no es panista, ya se decantaron, en diversas formas, por Margarita Zavala. Ahí está el caso de Miguel Ángel Yunes en Veracruz, de las entidades con mayor presencia blanquiazul.

El PAN es de aceptación, de acuerdos con los grupos en las regiones, de identificar y sumar liderazgos.

El problema para Moreno Valle es que los liderazgos en todo el país, sólo escuchan las historias de terror que les cuentan los panistas de Puebla.

No tiene estructura real en otros estados. Sólo algunos vivales que se aprovechan de la generosidad económica del poblano y, por ende, le dicen lo que quiere escuchar.

Último en cobertura mediática

ULTIMOGOBER

 

 

Por: Alejandro Mondragón

 

Fuente: Status Puebla

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here