Honorable Congreso, pueblo de México, protesto guardar y hacer guardar la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y las leyes que de ella emanen y desempeñar leal y patrióticamente el cargo de presidente de la República que el pueblo me ha conferido de manera democrática, mirando en todo por el bien y prosperidad de la Unión y si así no lo hiciere que la nación me lo demande.
Así lo expresó Andrés Manuel López Obrador al rendir protesta como presidente de la República ante la LXIV Legislatura del Congreso de la Unión, y previo a recibir de manos del presidente de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo, la banda presidencial, que minutos antes portaba Enrique Peña Nieto.
En su primer mensaje como titular del Ejecutivo federal, Andrés Manuel López Orador, reconoció a Enrique Peña Nieto el hecho de no haber intervenido como lo hicieron otros presidentes en las pasadas elecciones presidenciales. Valoramos que el presidente en funciones respete la voluntad del pueblo.
Por mandato del Pueblo, expresó, iniciamos hoy la cuarte transformación política de México.
Hoy no solo inicia un nuevo gobierno, hoy comienza un cambio de régimen político. Se llevará a cabo una transformación pacifica y ordenada, profunda y radical. Se acabará con la corrupción y con la impunidad que impiden el renacimiento de México.
Indicó que la honestidad y la fraternidad se convertirán en forma de vida y de gobierno.
Reseñó las consecuencias que derivaron de la política neoliberal a lo largo de años. Y cuestionó los beneficios de la reforma energética, en materia de inversión, además del comportamiento del campo y el poder adquisitivo del salario mínimo. El salario de los mexicanos, dijo, es de los más bajos del planeta.
Durante el periodo neoliberal, refirió, nos convertimos en el segundo país del mundo con mayor migración. En violencia, expresó, estamos en los primeros lugares del mundo.
El distintivo del neoliberalismo, acotó, es la corrupción.
En las ultimas tres décadas las autoridades se dedicaron a concesionar el territorio, destacó.
En el periodo neoliberal, refirió, la corrupción se convirtió en la principal función del poder político.
El programa del nuevo gobierno es acabar con la corrupción y la impunidad, espeto.
Esta nueva etapa la vamos a iniciar sin perseguir a nadie, no apostamos al circo ola exhibición.
Lo fundamental es evitar los delitos del porvenir. Propone poner un punto final a esta horrible historia y empezar de nuevo.
Que no haya persecución a los funcionarios del pasado, y que las autoridades desahoguen en absoluta libertad, los asuntos pendientes.
Hoy se constituye una comisión de la verdad para castigar los abusos de autoridad, para atender el caso de los jóvenes desaparecidos de Ayotzinapa.
Refirió que la ciudadanía tendrá la última palabra porque todos los asuntos se someterán a consulta.
Anunció que se ha promovido una ley para promover la corrupción en delito grave.
Nadie hará negocios al amparo del poder publico, amigos, compañeros de lucha o familiares. Deberán ser juzgados como cualquier ciudadano si infringen la ley.
También anuncio el envío de una iniciativa al senado para que el presidente sea juzgado por cualquier delito, aún estando en funciones.
El gobierno ya no será un comité al servicio de una minoría rapaz, representará a ricos y pobres, a todas las mexicanas y los mexicanos.
Habrá un auténtico estado de derechos en el país, subrayó. Transitaremos hacia una verdadera democracia, se acabará la vergonzosa tradición de fraudes electorales.
El combate a la corrupción permitirá liberar recursos para impulsar el desarrollo de México, anotó. No habrá necesidad de incrementar impuestos en términos reales, ni aumentarán los precios de los combustibles más allá de la inflación.
Cuando terminemos la refinería y se rehabiliten las seis refinerías, va a bajar el precio de las gasolinas y de todos los combustibles, indicó.
No vamos a endeudar al país, resaltó. Ya no va a aumentar la deuda pública, acotó.
No habrá corrupción ni influyentismo con empresas particulares, dijo.
Asimismo, resaltó que e respetará la autonomía del Banco de México.
López Obrador enunció algunos de los proyectos que desarrollará, en el inicio de su gestión, como el del aeropuerto de Santa Lucia y la reducción del IVA del 16 al 8 por ciento en la franja fronteriza.
López Obrados enunció, entre otras, acciones a realizarse.
La cancelación de la reforma educativa.
Creación del Instituto Nacional para la atención de los Pueblos Indígenas.
Programa de atención médica en zonas marginadas y medicamentos gratuitos.
Los aumentos al salario mínimo no volverán a fijarse por debajo de la inflación.
Contratación de más de dos millones de jóvenes como aprendices. Ya no va a haber Ninis.
Diez millones de becas a estudiantes.
Creación de cien universidades públicas.
La pensión a adultos mayores aumentará al doble y tendrá carácter universal.
Un millón de personas con capacidades diferentes tendrá una pensión igual que la de los adultos mayores.
Atención inmediata a los damnificados por los sismos.
Subsidio a productores del campo.
Bajarán los sueldos de los altos funcionarios públicos. Van a aumentar los sueldos de los de abajo.
Ya no habrá servicio médico privado para los altos funcionarios públicos.
Desde el lunes próximo se pondrá en venta el avión presidencial.
No habrá compra de vehículos.
El gasto de publicidad del gobierno federal se reducirá en 50 por ciento.
Promueve una reforma constitucional para crear la guardia nacional.
Señaló que todos los días va a presidir la reunión del gabinete de seguridad nacional y se tomarán las decisiones.
Indicó que nunca dará la orden de reprimir al pueblo ni será cómplice de eventuales violaciones de los derechos humanos.
En política exterior, destacó que se mantendrán buenas relaciones con todos los gobiernos y pueblos del mundo. Anticipó que con Estados Unidos y Canadá buscará impulsar el desarrollo de los pueblos centroamericanos para frenar el fenómeno migratorio.
López Obrador agradeció la asistencia de gobernantes y dignatarios asistentes, así como invitados especiales.
Estoy preparado para no fallarle al pueblo. No tengo derecho a fallar, ese es el compromiso que tengo con el pueblo, acotó.
El poder debe ejercerse con sabiduría y humildad. Estoy consiente de la gran expectativa, pero estoy optimista y creo que vamos a salir bien. Creo en el pueblo y en su cultura, las culturas de México que siempre han sido nuestras salvadoras, expresó.
Nos vamos a convertir en potencia económica, puntualizó.
Pueblo trabajador, suficientes riquezas naturales y un buen gobierno es lo que se se necesita, refirió
Gobernaré con entrega total a la causa pública, puntualizó.
Asumió el compromiso de no reelegirse y someterse a la revocación del mandato en dos años y medio. El pueblo pone y el pueblo, quita. Es el único soberano al que debo sumisión y obediencia, dijo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here