Ya que participaron durante 20 días en las giras, mítines, eventos o reuniones que encabezara la tricolor a lo largo de los 60 días de proselitismo.


Fuente: Diario Cambio/  Héctor Hugo Cruz Salazar

 

 

La dupla conformada por Jorge Estefan Chidiac y Alejandro Armenta Mier ocupó el 33 por ciento de la campaña por la minigubernatura en hacerla de “damos de compañía” de Blanca Alcalá Ruiz, ya que participaron en las giras, mítines, eventos o reuniones que encabezó la tricolor a lo largo de los sesenta días de proselitismo permitido.

 

Sin embargo, si tomamos en cuenta que los lunes la ex candidata tricolor y sus estrategas los ocupaban como día de evaluación, el porcentaje en el que estuvieron paseándose con Alcalá Ruiz sube hasta el 40 por ciento.

 

Tal y como lo señaló el director editorial de CAMBIO, Arturo Rueda en su columna Tiempos de Nigromante, el presidente estatal del PRI y coordinador de la campaña más bien parecían “guardaespaldas” de Alcalá y aparecen en las fotografías de prácticamente todos los mítines. “¿Tenía sentido esto? ¿No su trabajo era coordinar, revisar la estructura, resolver los problemas en la captura de los promovidos, verificar si en verdad iba a llegar el millón de votos?”.

 

Tras una dificilísima precampaña, en la que estallaron escándalos como el del helicopterazo, Estefan Chidiac y Armenta Mier prefirieron que en el arranque de la campaña formal salirse a placear con Alcalá Ruiz a la Sierra Norte, Tepeaca y la capital. Los tres primeros días no dejaron ni a sol ni sombra a Alcalá y la acompañaron a todos lados.

 

El 10 de abril, los dos “guaruras de ocasión” no dejaron pasar la oportunidad de acompañar a su candidata a la gira que realizó por Tecomatlán, ya que sería recibida por el dirigente nacional de Antorcha Campesina, Aquiles Córdoba Morán.

 

“Peludo” Estefan y “Mecha Corta” Armenta fueron ignorados olímpicamente por Aquiles Córdoba y los demás antorchistas no tuvieron ninguna participación en el evento y aunque quisieron, no pudieron colarse a la foto con el mandamás de esa organización, dado que no se los permitieron.

 

En contraparte, ninguno de los dos personajes, tuvo a bien acudir con la candidata a los recorridos que hizo por la capital durante las tardes y casi todas las mañanas de los fines de semana, puesto que no aparecía ningún líder importante a nivel estatal.

 

En total fueron 20 de los 60 días de la campaña formal en el que el dirigente estatal y el coordinador del equipo blanquista hicieron a un lado sus responsabilidades a fin de subirse a las tarimas con la candidata para posar en las fotos.

 

A esos 20 días en los que se convirtieron en guaruras de Blanca Alcalá se le podrían sumar las tres ruedas de prensa que ofrecieron en las Cámaras de Diputados y Senadores para hacer denuncias de la “elección de estado”, en donde sobresalieron más por sus shows que por sus declaraciones.

 

Además, Armenta Mier merece un apartado especial, tras todos los zafarranchos que armó, siendo los más conocidos el que hizo afuera de las oficinas de Eukid Castañón, la golpiza que dio a mujeres policías en Tecamachalco, su pleito con el líder nacional del PRD Agustín Basave en el Senado, entre otros.

armentachidac

armentachidiac_1

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here