El ex secretario de Obras Públicas, José López, cayó cuando arrojaba hacia el edificio bolsos con dinero y joyas. Intentó sobornar a la policía.


Si algo faltaba a las causas por corrupción que enfrentan exfuncionarios kirchnerista era una detención “cinematográfica”, como la definió el gobierno de Mauricio Macri. El caso tiene todos los elementos de un guion de película, no demasiado creativo pero sí efectivo: un alto funcionario kirchnerista, millones de dólares no declarados y una operación oculta de madrugada. El personaje en cuestión se llama José López, secretario de Obras Públicas durante los 12 años de gobierno de Néstor y Cristina Krichner y mano derecha del exministro de Planificación, Julio De Vido. Esto es, la persona que controló los millones de pesos de las obras públicas del kirchnerismo, que además ahora es diputado del Parlasur. El lugar: el Monasterio Nuestra Señora de Fátima, en las afueras de Buenos Aires. López detuvo su auto junto al alambrado que rodea el edificio religioso y arrojó dentro siete bolsos con dinero y joyas.

“Son 160 bultos de billetes, lo estamos contando aún. Hay dólares, euros, yuanes y una moneda de Qatar que no sabemos cuanto vale. Es una cifra millonaria”, aseguró Cristian Ritondo, ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, controlada por el macrismo, que rápidamente ofreció una rueda de prensa sobre un caso que consolida la peor imagen de la corrupción kirchnerista. Los Kirchner tuvieron una estrecha vinculación con China, un país cuyas empresas tenían proyectos millonarios de obra pública en Argentina. Los agentes también encontraron un fusil Sig Saguer calibre 22. La policía y el fiscal analizaron con detalle todo el convento para ver si localizaban más dinero, puesto que los vecinos y las monjas indican que la llegada de vehículos de alta gama al convento era frecuente. La posibilidad de que se trate de un centro donde se ocultaba dinero de la corrupción generó rápidamente una enorme polémica en Argentina.

El movimiento de este hombre lanzando maletas por encima de la tapia en plena noche llamó la atención de un vecino que avisó a la policía. A partir de allí todo fue sorpresa. El presidente Macri se enteró durante la reunión de los martes con sus ministros que López estaba preso y las circunstancias de la detención. El jefe de Gabinete, Marcos Peña, dijo que estaban “sorprendidos” por una “situación de película”.

José López es un personaje conocido en los tribunales, donde se enfrenta a una causa por enriquecimiento ilícito. Pero también en la política, donde se ha mantenido activo gracias a un asiento como parlamentario del Parlasur. Néstor Kirchner lo puso a cargo de la Obra Pública el 25 de mayo de 2003, el primer día de su Gobierno. Y allí se quedó hasta el 10 de diciembre de 2015, el último día de su esposa y sucesora. Una relación personal con Néstor lo encumbró desde la secretaría de Obras Públicas en 1991 en la ciudad de Río Gallegos, en Santa Cruz, hacia un puesto clave en el manejo del dinero a nivel nacional. Como segundo de De Vido, otro superministro que también ocupó su cargo durante 12 años, tuvo a su cargo el reparto del presupuesto oficial entre las empresas contratistas.

El fiscal Federico Delgado, a cargo de la causa contra López, dijo que por el avance de la investigación, antes de ser atrapado in fraganti no era esperable un inminente pedido de detención, sobre todo porque las pruebas reunidas en contra del exfuncionario eran escasas. “Esa masa de dinero tiene que tener algún vínculo con los hechos que se están investigando. Teníamos pocas cosas y teníamos información de cuentas en el exterior, de empresas vinculadas a López”, dijo Delgado, quien consideró la detención una buena noticia.

Fuente:https://internacional.elpais.com/

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here