CUETZALAN, Puebla.- La ancestral bebida poblana conocida como Yolixpa, producida desde tiempos prehispánicos en este municipio, ahora tiene una versión que permitirá sea disfrutada en licorerías del país bajo la marca registrada bajo el nombre de Yolixpa Teepak, según anunció el propio empresario Raúl Yáñez Soto.

Aunque el origen de esta bebida es medicinal y es endémica de este Pueblo Mágico, gracias a la iniciativa del empresario Yáñez Soto, podrá ser degustada en licorerías del país, una vez que logró el marbete para bebidas alcohólicas (etiqueta de registro que emite la autoridad federal en México para marcar las botellas de contenido de bebidas alcohólicas que son inscritas como procedencia licita en su elaboración, que cuenta con un control sanitario y con el pago de impuestos) que es emitido por la Secretaría de Hacienda y Crédito Pública.

Para el licenciado en Estudios Internacionales y egresado del Instituto Politécnico Nacional (IPN), ésta es la primera bebida tradicional y ancestral de Puebla que cuenta con un marbete emitido esa dependencia federal. Este lanzamiento ya captó el interés de medios locales y nacionales, como la Agencia de noticias Notimex, que dio cuenta de que se trata de un licor de hierbas elaborado de manera ancestral, originario del Pueblo Mágico de Cuetzalan del Progreso que se ubica en la Sierra Norte de Puebla.

Yolixpa, en náhuatl, significa: medicina del corazón. Se necesitan 23 hierbas aromáticas para su elaboración, sin embargo, hay algunas «versiones» que llegan a tener hasta 32 hierbas; entre las que destacan la menta, salvia, tomillo, orégano y yerbabuena. Aunque, en un principio, esta bebida era utilizada para curar enfermedades y poseía un sabor muy amargo, ahora se pueden probar muchas otras variedades más dulces, dado que incluyen otros ingredientes como endulzantes: miel, piloncillo de panela y azúcar, e incluso distintos sabores como: coco, maracuyá, café y naranja.

El proceso es relativamente sencillo, simplemente se dejan reposar todos los ingredientes en agua purificada junto con aguardiente; el cual sirve, también, para preservar la bebida por más tiempo, y le da un toque un poco más fuerte. El aguardiente tiene una caducidad determinada, conforme esta se va añejando, los niveles de alcohol del aguardiente bajan hasta llegar al punto que se hace agua, cuando llega a ese punto, no es recomendable beberla, debido a que los efectos de ese líquido pierden sus propiedades.

Su historia se remonta a la cultura prehispánica bajo las culturas náhuatl y totonaca. Se conoce que entre los curanderos, brujos y chamanes preparaban una infusión de hierbas para poder curar enfermedades y soportar el clima de la región, también por eso la bebida se le conoce como “el todo poderoso”, detalló la agencia.

Con la llegada de los españoles se introdujo la caña y es en esa época cuando se mezcla la infusión de hierbas con el alcohol. En la actualidad cada productor de la sierra de Puebla tiene su propia receta que va desde 14 a 32 hierbas y cada una tiene su propio aroma y sabor con el característico color verde.

Acorde a Notimex, en el caso del Yolixpa Teepak se elabora con la receta que heredó Raúl Yáñez de mano de su abuela Carmen Juárez, quien elabora esta bebida desde hace 40 años. Hoy se ofrece en una botella de vidrio en presentación de 750 milímetros, con un característico color marrón derivado de la destilación y un costo de 395 pesos en el mercado. En este caso la infusión es de 17 hierbas como toronjil, té limón, ajenjo, y tiene 35 grados de alcohol, pero con un sabor dulce y suaves notas de anís.

La agencia destacó que el logotipo de la marca está inspirado en los bordados de Cuetzalan que forman un emblema de tres hojas, rodeado de corazones que refieren el significado del Yolixpa. Joaquín Díaz Cid García, master wine sommelier y delegado nacional del Suereste de la Escuela Española de Sommeliers, calificó este destilado como una bebida balanceada, bien destilada, con una maceración de hierbas agradables.

“Y que es una excelente recomendación como digestivo”- Dijo que éste es el resultado de un trabajo que emprendió hace ocho años y que hoy es ya una realidad; “para mí es un honor apoyar bebidas bien hechas y que sean poblanas, de la misma calidad que un Chartreuse, que es un licor de hierbas de origen francés”.

Foto: Noticias Teziutlán

por Mario Reyna

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here