Presentan una iniciativa que castiga con prisión el difundir imágenes privadas sexuales sin el consentimiento de los involucrados


El sexting, la práctica de compartir con alguien fotos o videos propios en actitudes sexuales, conlleva el riesgo del chantaje, la amenaza o la venganza.

Es lo que apunta una iniciativa presentada en el Congreso poblano, que contempla un castigo de dos a cuatro años de prisión para quienes  divulguen imágenes, videos o audios referentes a prácticas sexuales sin el consentimiento de los involucrados.

Cuando los sujetos que divulguen esta clase de contenido hayan mantenido un vínculo o relación con las personas exhibidas la condena aumenta de tres a seis años de cárcel, de acuerdo con el proyecto legislativo presentado por el diputado Sergio Salomón Céspedes Peregrina, presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Congreso local.

FOTO1-11

 

El documento incluye el término “pornografía de venganza”, es decir, aquella que se da “cuando una persona mantiene un vínculo sexual, sentimental o de confianza con otra persona, y la ruptura de dicha relación se efectúa dando lugar a que una de las partes difunda de manera maliciosa contenido íntimo que vincule a la otra persona”.

La iniciativa, cuyo estudio se realiza en la Comisión de Procuración y Administración de Justicia, indica que los derechos humanos podrían verse vulnerados ante el posible robo de los dispositivos donde se comparten dichos contenidos, como celulares, tabletas electrónicas o computadoras.

Las víctimas de la exhibición de audios, videos o imágenes propias y de contenido sexual padecen “daños” como “la pérdida de reputación, problemas de relaciones familiares, discriminación”, lo que podría derivar en “depresión, daño auto-infligido o suicidio”, se lee en el texto presentado.

En la iniciativa, que adiciona el artículo 216-Bis del Código Penal del Estado de Puebla, Céspedes Peregrina recoge cifras del Instituto Superior de Ciencias de la Educación del Estado de México referentes al 2011, en la cual se apunta que al menos 20%  de los alumnos de bachillerato y universidad se ha fotografiado de manera sugestiva.

Ese mismo porcentaje “recibió invitaciones para retratarse en poses eróticas o pornográficas”, pero al menos 55% “conoce a alguien que guarda fotografías o videos” de sus parejas sentimentales.

El 11 de mayo pasado la diputada María Bárbara Botello Santibáñez presentó ante el Congreso de la Unión una iniciativa similar, en la que añade el término “privacidad sexual” y contempla, a su vez, castigos con cárcel para quienes que divulguen contenido sexual sin el consentimiento de los involucrados.

 

 

Fuente: 24Horas Puebla

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here