Luego de la estrepitosa derrota que sufrió el priismo en el pasado proceso electoral, no se vislumbra una figura que pueda dar la cara por este instituto político y que pudiera representar una esperanza de triunfo.

Los dos aspirantes mejor posicionados hasta este momento son: el delegado del IMSS en Puebla, Enrique Doger Guerrero, y el subsecretario federal de la Sedatu, Juan Carlos Lastiri Quirós.

Doger es un perfil competitivo, hábil para el debate, preparado y echado para adelante, pero difícilmente podría garantizar la unidad al interior del tricolor, debido a los múltiples enfrentamientos que ha tenido con varios de los principales cuadros del PRI como Mario Marín, Javier López Zavala, Enrique Agüera y ahora Blanca Alcalá.

Es cierto, Doger no ha perdido ninguna de las elecciones en las que ha competido, ganó la de presidente municipal en el 2004 y también se alzó con el triunfo en la contienda por la diputación federal celebrada en el 2012.

Ese es uno de sus puntos a favor, pero en contra tiene su falta de estructura en el estado. Siendo realistas, a Doger no alcanza con Ignacio Mier, con Jorge Ruiz Romero, Fredy Aco, Gerardo Corte, Javier Casique, Iván Galindo y Jorge Morgado para ganar la gubernatura.

Si Doger fuera candidato a la gubernatura por el PRI, la cantidad de muertos que ha dejado en el camino, de inmediato saldrían del closet para tratar de cobrarle la factura de todas las que el exrector ha hecho, es más difícilmente una postulación del académico por el tricolor causaría una fractura terrible al interior de este instituto político.

Blanca Alcalá y Jorge Estefan tienen en el primer lugar de su lista de odios a Doger, al cual, desde mi punto de vista puede tener más futuro político en las filas de otro partido como Morena.

El otro posible aspirante a la candidatura a la gubernatura para el 2018 es el subsecretario de la Sedatu, Juan Carlos Lastiri Quirós, el cual es uno de los consentidos del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong y de su jefa, Rosario Robles Berlanga la popular “Chayito”.

La presencia de Lastiri en Puebla es mínima, su posicionamiento no llega ni al 6 por ciento y eso que todo el 2015 realizó campaña disfrazada desde su posición en ese entonces como subsecretario de Desarrollo Social, bajo el pretexto de empujar la cruzada contra el hambre.

Sus aliados han resultado un verdadero fiasco al frente de las delegaciones federales, salvo Juan Manuel Vega Rayet.

Además de bajo posicionamiento Lastiri es susceptible a los escándalos por el cuantioso patrimonio que ha acumulado a raíz de su paso por la administración pública federal y ni que decir de algunas grabaciones que obran en poder de quien las puede utilizar en el momento oportuno.

El zacatleco tiene cierto liderazgo, pero su perfil, no le alcanzaría el PRI para poder pelear de tú a tu casa Puebla con el panismo- morenogalicismo en el 2018.

Siendo realistas, Lastiri podría tener más posibilidades de ser candidato al senado de la República en el 2018 y encabezar la fórmula del PRI.

¿Quién entonces para poder encabezar al tricolor? Insisto creo que no existe una opción real, la pasada elección dejó a varios cuadros que podían haber sido valiosos damnificados.

Este es el caso del diputado federal Alejandro Armenta Mier (“mecha corta”), quien dilapido todo el capital político que logró recuperar luego de su triunfo en la elección del 2015, cuando se alzó con el triunfo en el distrito de Tepeaca.

Otro caso es el del también diputado federal, Jorge Estefan Chidiac (peludo), quien regresará a su curul en San Lázaro para disfrutar durante un año la presidencia de la Comisión de Infraestructura, pero ya con el futuro político cancelado.

Como siempre, no faltará por ahí el oportunista que quiera sacar provecho de la crisis que vive el PRI poblano, pero seamos serios, ¿quién en su sano juicio cree que el tal Guillermo Chirimoya pueda ser una opción? Por favor, este tipo es un personaje de opereta, el cual no podría ganar ni la elección de presidente de su colonia.

Lo grave de la derrota sufrida por el priismo el pasado 5 de julio, es que al parecer se ha quedado sin opciones reales, rumbo al 2018.

Reaparece Blanca. Por fin, casi 15 días después de la elección celebrada el pasado 5 de julio, reaparecerá quien fuera la candidata del PRI al gobierno del estado, la senadora con licencia Blanca Alcalá Ruiz.

La reaparición de Blanca será hoy en una comida que brinda el Comité Directivo Estatal del tricolor en el Señorial de San Andrés Cholula, salón Lucina.

Originalmente la comida se iba a realizar en la antigua Tocinería, propiedad de uno de los más acérrimos seguidores de Alcalá, pero se decidió cambiar de lugar, ante el número de invitados que acudirán a escuchar a la excandidata y exalcaldesa de Puebla.

 

Por: Ricardo Morales

Fuente: Efekto10

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here